Universidad Miguel Hernández Elche

Instituto de Investigación de Drogodependencias

Drogas. Investigación, formación y aplicación de programas y recursos

Redes sociales

Facebook Síguenos!

Más información

Enlaces interesantes

Artículos de prensa

El Gobierno español regula el contenido de los cigarrillos y el etiquetado de los productos del tabaco

Diario: Fonendo

Fecha: 08/11/2002

Palabras clave: Tabaco, Etiquetado, Normativa

Tema: Publicidad

El Gobierno español regula el contenido de los cigarrillos y el etiquetado de los productos del tabaco

El Consejo de Ministros ha aprobado recientemente el Real Decreto por el que se regulan los contenidos máximos de nicotina, alquitrán y monóxido de carbono de los cigarrillos; el etiquetado de los productos del tabaco y las medidas relativas a ingredientes y denominaciones de los productos del tabaco. Dicha normativa traspone la Directiva 2001/37/CE de 5 de junio del Parlamento Europeo y del Consejo.CONTENIDO DE LOS CIGARRILLOS A partir del 1 de enero de 2004, cada cigarrillo no podrá tener contenidos superiores a 10 miligramos de alquitrán, 1 miligramo de nicotina y 10 miligramos de monóxido de carbono. También contempla el Real Decreto que el Ministerio de Sanidad y Consumo difunda información sobre los ingredientes utilizados en la fabricación de productos del tabaco. ADVERTENCIAS SANITARIAS Las unidades de envasado de los productos del tabaco sin combustión llevarán impresa en su cara más visible una de las siguientes advertencias generales: "Fumar mata" o "Fumar puede matar" y "Fumar perjudica gravemente su salud y la de los que están a su alrededor" y en la otra cara más visible una advertencia adicional de un listado de 14 advertencias sanitarias: "Fumar acorta la vida", "Fumar obstruye las arterias y provoca cardiopatías y accidentes cerebrovasculares", "Fumar provoca cáncer mortal de pulmón", "Fumar durante el embarazo perjudica la salud de su hijo", "Proteja a los niños: no les haga respirar el humo de tabaco" y "Su médico y su farmacéutico pueden ayudarle a dejar de fumar". La lista de advertencias sanitarias se completa con las siguientes: "El tabaco es muy adictivo: no empiece a fumar", "Dejar de fumar reduce el riesgo de enfermedades mortales de corazón y pulmón", "Fumar puede ser causa de una muerte lenta y dolorosa", "Ayuda para dejar de fumar: consulte a su médico o farmacéutico", "Fumar puede reducir el flujo sanguíneo y provoca impotencia" "Fumar provoca el envejecimiento de la piel", "Fumar puede dañar el esperma y reduce la fertilidad" y "El humo contiene benceno, nitrosaminas, formaldehido y cianuro de hidrógeno. TAMAÑO DE LAS ADVERTENCIAS La advertencia general cubrirá al menos el 30% de la superficie exterior de la cara más visible de la unidad de envasado y la advertencia adicional al menos el 40% de la superficie exterior de la otra cara más visible correspondiente. Para las unidades de envasado de los productos distintos de los cigarillos cuya superficie más visible supere los 75 centímetros cuadrados, la advertencia ocupará como mínimo 22,5 centímetros cuadrados. A partir del 30 de septiembre de 2003 se prohíbe también la utilización en las unidades de envasado de los productos del tabaco de textos, nombres, marcas e imágenes u otros signos, que den la impresión de que un determinado producto es menos nocivo que otros, como, por ejemplo, el término "light" o "suave". Los productos del tabaco que no se ajusten a las disposiciones de este Real Decreto tendrán una prórroga para poder seguir comercializándose hasta el 30 de septiembre de 2003, en el caso de los cigarrillos, y hasta el 30 de septiembre de 2004, para los demás productos del tabaco. PLAN NACIONAL Por otra parte, el Ministerio de Sanidad y Consumo y las Comunidades Autónomas aprobaron el pasado 19 de septiembre en el seno de la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, el Plan de Prevención y Control del Tabaquismo, cuyo objetivo es convertirse en un instrumento útil en todo el territorio nacional y cuya finalidad última es la defensa de la salud por encima de otras valoraciones, respetando a quienes fuman sin invadir el derecho de los que no lo hacen. Sus objetivos fundamentales van encaminados a disminuir la prevalencia tabáquica -previniendo la incorporación de nuevos fumadores y facilitando el abandono para los que ya lo son-, proteger la salud de la población -potenciando los espacios sin humo-, y potenciar la colaboración institucional y la participación social haciendo hincapié en que no fumar sea la norma social más aceptada y caminemos hacia una sociedad libre de aire contaminado por el humo del tabaco. Para conseguir estos objetivos se han trazado una serie de estrategias a nivel informativo, educativo, legislativo y asistencial, para hacerle llegar a la ciudadanía toda la información sobre los daños que ocasiona el consumo de tabaco, así como los derechos que les asiste para proteger la salud. Las actuaciones que contempla el Plan Nacional de Prevención y Control de Tabaquismo se dirigen de modo especial a la población joven, colectivos modélicos representados por los profesionales sanitarios y docentes, así como líderes significados de los ámbitos sociales, políticos, deportivos,etc... CONSUMO EN ESPAÑA La prevalencia del consumo de tabaco en la población española de 16 y más años, según los datos de la Encuesta Nacional de Salud (ENS) de España 2001, es de 34,4%, (16,8% exfumadores, 48,6% no fumadores). Si se comparan estos datos con los resultados obtenidos en la primera Encuesta Nacional de Salud (1987), en la que la prevalencia fue del 38,4%, se observa un ligero descenso global del consumo de tabaco. Los patrones de consumo de tabaco varían según el género. En la ENS 2001, el porcentaje de hombres fumadores es de 42,1% y el de mujeres del 27,2%. Si se analiza la evolución del consumo de tabaco en España de 1987 a 2001, se observa que el consumo de tabaco en los hombres ha descendido sensiblemente (de 55,1% a 42,1%), en contraposición al aumento que ha experimentado el consumo de tabaco en las mujeres (de 22,9% a 27,2%). ESCOLARES DE 14-18 AÑOS El 30,5% de los escolares españoles de 14 a 18 años han fumado en el último mes y el 5% de los escolares se considera exfumador, según la Encuesta sobre drogas en la población escolar 2000 del Plan Nacional sobre Drogas (EDPE 2000). Al comparar estos datos con la EDPE 1996, en la que el consumo de tabaco en el último mes fue del 29,2%, se observa un ligero incremento en el consumo de tabaco en este grupo de edad. Según el género, las chicas presentan una prevalencia de consumo mayor que los chicos 35,8% y 25,2%, respectivamente. Si se compara estos datos con los obtenidos en la EDPE 1996 (34,5% en chicas y 23,7% en chicos, se observa un incremento del consumo en ambos géneros. La edad media del inicio del consumo en los escolares de este grupo de edad ha pasado de 13,3 años en 1996 a 13,2 años en el año 2000. MORTALIDAD EN ESPAÑA Se estima que, en 1998, se produjeron en España 55.613 muertes atribuibles al tabaco en individuos de 35 y más años, lo que representa el 16% de todos los fallecimientos ocurridos en este grupo de edad. El 92,5% de las muertes ocurrieron en varones (51.431) y el 7,5% en mujeres (4.182), siendo una cuarta parte (15.010) muertes prematuras acaecidas antes de los 65 años. Las principales causas de muerte fueron cáncer de pulmón (26,5%), enfermedad pulmonar obstructiva crónica (20,9%), cardiopatía isquémica (12,8%) y enfermedad cerebrovascular (9,2%)

fonendo.com es una iniciativa formada por profesionales de la salud, con el único propósito de facilitar la difusión de información médica de calidad y el contacto entre profesionales. Le agradecemos su colaboración con este proyecto. Ayúdenos a difundirlo enviando esta página a algún/a compañero/a.


ACCESIBILIDAD  |  XHTML  |  CSS  © INID 2021 |  Sant Joan d'Alacant